HIFU: rejuvenece tu rostro y cuerpo

El Sistema estético HIFU es un verdadero lifting facial y corporal, la alternativa eficaz que produce un rejuvenecimiento sin dolor ni cirugías. Su sistema de avanzada es la única tecnología estética que ha obtenido 4 aprobaciones de la FDA (Food and Drug Administration) que es la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EEUU, la cual asegura la efectividad de su efecto lifting.

¿Qué es el HIFU?

El HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound) o Ultrasonido Focalizado de Alta Intensidad, consiste en la aplicación de un haz de ultrasonido de alta frecuencia por medio de transductores, los cuales producen cambios celulares en el cuerpo por elevación de la temperatura (55-100 °C). Mediante la emisión ultrasónica, la energía de activación, permite que las moléculas se muevan de un estado a otro, así se produce el choque molecular que disgrega las células grasas, por un lado; y la retracción y elevación de la capa más profunda de la piel, por el otro, iniciándose el proceso de reparación del colágeno y elastina, que retrae y tensa el tejido, produciendo el consiguiente y conocido efecto lifting. El dispositivo HIFU aplica la energía de activación celular en el punto o zona específica a tratar de forma concentrada y controlada. Cuida los tejidos adyacentes y llega a todas las diferentes capas de la piel sin dañarlas. La diversidad de la aparatología de la tecnología HIFU da respuestas a las necesidades particulares del paciente. Cada caso es evaluado para conseguir un tratamiento único. Esta efectividad en la aplicación de la técnica HIFU, puede desarrollarse por sus siguientes características:

  • Distintos transductores, cada uno con un diferente nivel de profundidad, que pueden llegar a todas las capas de la piel.
  • Distintos niveles de energía e intensidad, los cuales se aplican dependiendo de la zona a tratar y su complejidad.
  • Aplicación focalizada que no genera daños en los tejidos circundantes.

¿Cuánto tiempo dura el efecto del HIFU 3d?

Las sesiones duran de 45 a 80 minutos, dependiendo la zona o zonas a tratar. No se necesita un tiempo de recuperación y se puede retomar de inmediato la vida normal. Para mayores resultados, en la generalidad de los casos se necesitan entre 2 a 3 sesiones por año o cada dos años. El tratamiento HIFU se puede realizar en invierno o verano. Las distintas temperaturas exteriores no afectan el procedimiento, ya que el mismo trabaja en la profundidad de la piel. Al término de la primera sesión del HIFU Fácial, ya puede notarse hasta un 20% del resultado final. La piel se ve más firme y suave, con aumento del espesor y elasticidad, resultados similares al lifting, sin procesos invasivos. Mientras que los efectos reductores desde la primera sesión del HIFU corporal llegan a un nuevo nivel obteniendo mayores similitudes a los logrados por la cirugía estética. Se elimina la grasa del vientre, brazos, glúteos, piernas y cintura. Se afinan y modelan los contornos corporales perdiéndose los conocidos centímetros de las zonas más complicadas . Se necesitará aproximadamente entre 4 a 6 meses para notar todos los cambios. En el transcurso de 4 semanas ya se ha reestructurado el colágeno y la elastina y se ha perdido en forma natural gran parte de las adiposidades. Los efectos pueden prolongarse en el tiempo incluso pasados los 12 meses. El HIFU trabaja los niveles más profundos de la piel, por lo cual necesita de un conocimiento médico y no solo esteticista para su correcta implementación.

¿Para qué sirve el HIFU?

La técnica HIFU produce dos efectos diferentes y complementarios:

  • Destrucción de las grasas localizadas.
  • Producción de las moléculas de colágeno y elastina.

Con su doble y complementaria función, el HIFU produce varios beneficios estéticos:

  • Logra evitar los colgajos que quedan cuando se eliminan las adiposidades, contrarrestando la flacidez y logrando el efecto tensado o reafirmante.
  • Se obtienen resultados en zonas que hasta no hace poco eran monopolizadas por la cirugía estética.
  • Se afinan contornos y se remodela el tejido mediante la reducción del volumen corporal por ablación térmica.
  • Se produce un tensado gradual de la piel, mediante la activación del colágeno y la elastina.

Los transductores HIFU actúan a diferentes niveles de la piel (dermis, epidermis y el sistema musculoaponeurótico superficial o SMAS) logrando así diferentes resultados:

  • En el nivel menos profundo, de 1,5 mm, actuará en la superficie para tratar las pequeñas arrugas, líneas de expresión, poros dilatados, entre otros.
  • En el nivel más profundo, de 13 mm, destruirá las células grasas más difíciles.

HIFU Facial

¿Cómo Funciona?

Por medio de la aplicación de energía activa en forma de calor del ultrasonido focalizado de alta Intensidad o HIFU se produce en las capas más profundas de la dermis retracción y elevación del SMAS (membrana que recubre el músculo). De esta manera se regeneran las fibras elásticas de la piel que producen la creación de nuevo colágeno y elastina. El colágeno y la elastina son proteínas naturales de la dermis, que le dan resistencia y elasticidad, protegiendo su tamaño normal. Con el tiempo nuestra piel va perdiendo sus propiedades y por eso el tejido cutáneo se relaja, reduciendo su firmeza.

Para el rejuvenecimiento facial se utilizan distintos transductores:

  • Transductor de 1,5 mm de profundidad para poros dilatados, flacidez de piel, reducción y eliminación de pequeñas arrugas y líneas de expresión.
  • Transductor de 3 mm de profundidad para arrugas más profundas y periorbitales, reducción de surco naso-geniano.
  • Transductor de 4,5 mm de profundidad para las zonas más complicadas como el escote, cuello y papada.

¿ Qué partes de la cara se pueden tratar?

El HIFU facial trata la flacidez de todo el rostro:

  • En los contornos: reducción de patas de gallo, de las arrugas en las frente y de las líneas de expresión.
  • Reducción de bolsas u ojeras bajo los ojos, del pliegue nasolabial y del doble mentón.
  • Elevamiento de las cejas.
  • Disminución de la papada reafirmando la zona del cuello.
  • Eliminación de la laxitud de la piel y mejora de los poros dilatados.

Se recomienda especialmente el tratamiento preventivo desde los 30 años. También es útill para quienes buscan prolongar los efectos de la cirugía o para aquellas personas que no quieren o no pueden realizar una cirugía estética.

Antes y Después (experiencias reales)

HIFU Corporal

¿Cómo Funciona?

Por medio de la aplicación de energía activa en forma de calor del ultrasonido focalizado de alta Intensidad o HIFU se produce un cambio o choque molecular, por el cual las células grasas sólidas se transforman en líquidas. En su nuevo estado, son eliminadas por el organismo en forma natural.

Para el rejuvenecimiento corporal se utilizan distintos transductores:

  • Transductor de 8 mm de profundidad para el tratamiento de estrías y celulitis, que disminuye el espesor del tejido adiposo y la flacidez.
  • Transductor de 13 mm de profundidad para llegar a la piel más gruesa, donde se aloja la mayor cantidad de adiposidades como las piernas en la zona de los muslos, nalgas, abdomen y brazos.

Por el efecto doble del HIFU, no solo las grasas se disuelven, sino que la piel recobra parte de su elasticidad y firmeza gracias a la regeneración del colágeno y la elastina. Así se logra evitar el efecto de piel vacía, los colgajos se minimizan y se reafirma la dermis con la regeneración de los tejidos.

¿ Qué partes del cuerpo se pueden tratar?

El HIFU corporal trata vientre, muslos, nalgas, brazos y cintura. En todas las zonas reduce y elimina la grasa localizada, celulitis y estrías; mientras reafirma y modelo los tejidos subyacentes. Se recomienda especialmente el tratamiento preventivo desde los 30 años. También es útill para quienes buscan prolongar los efectos de la cirugía o para aquellas personas que no quieren o no pueden realizar una cirugía estética.

Antes y Después (experiencias reales)

HIFU Fácial y Corporal: contraindicaciones y efectos secundarios

El HIFU está contraindicado para personas:

  • Que sufren laxitud severa de piel.
  • De piel muy fina o con daño actínico severo.
  • Con enfermedades autoinmunes.
  • Embarazadas o en período de lactancia.
  • Con insuficiencia hepática y/o renal grave.
  • Que sufren síndrome febril o enfermedades neurológicas graves.
  • Con implantes metálicos, marcapasos o rellenos dérmicos
  • Con queloides o con tendencia a desarrollarlos.
  • Anticoagulados.
  • Con trastornos hemorrágicos o con disfunción hemostática.
  • Menores de edad.
  • Con enfermedades sistémicas activas o cutáneas.
  • Con herpes simple.
  • Con enfermedades autoinmunes.
  • Diabéticos.
  • Epilépticos.
  • Con parálisis de Bell.

El Transductor de ultrasonido, que es la parte de la aparatología HIFU que toma contacto con la piel, puede producir distintas molestias pasajeras, señal de que se están produciendo los efectos deseados. Por lo general el paciente puede sentir mayor sensibilidad al tacto, hormigueo o una hinchazón leve, pero la mayoría refiere no sentir dolor. Luego del tratamiento la zona tratada puede tener un ligero enrojecimiento durante una o dos horas, a la cual se le aplica un gel refrescante al 200% para que desaparezca rápidamente. Todos estos efectos secundarios son leves y cortos en duración. Algunos se asemejan al dolor o molestias luego de un entrenamiento muscular. En el menor de los casos las aplicaciones de ultrasonido pueden producir edemas leves que desaparecen en un período entre las 3 a 72 horas, mayores al ligero enrojecimiento típico o hematomas leves que desaparecen en un período de 2 días a 2 semanas.

Share This
Abrir chat
1
Hola, somos Centro Cike,
¿En qué podemos ayudarte?